Vuelve Pirlo

To capture him, really to capture the way he plays, the camera would have to follow him without the ball, with the ball not even in the frame. It would have to show the way he drifts and watches, judges and glides, the way he moves as if movement were thinking. It would have to show the angles as the angles appeared to him, and to him alone of everyone watching the match. It would have to show openings three seconds, four seconds, before they opened. And then, perhaps, as he backed into a defender and slipped free, the ball could roll into the picture, and he could pause over it, hover for a beat, and make the astonishing pass while all eyes in the stadium were turned toward the run of the striker.

The camera wouldn’t need to show the goal. By the time he made the pass, the goal would already have happened. It would just be a few more seconds before anyone else could see it.

“The Tuesday Portrait: Andrea Pirlo” por Brian Phillips.

No sé si Pirlo es el mejor centrocampista del mundo o si lo fue alguna vez. Sí sé que es único en su peculiar manera de ver y entender el juego. Está la clase de los centrocampistas y está Pirlo, en un conjunto único que lo tiene a él como único elemento. Aunque tiene un guante en los botines, bien dice Brian Phillips que como mejor juega Pirlo es sin el balón. Es por ello que se reinventó de la posición de trequartista a la que ocupa hoy: justo a un paso frente a su reparto defensivo. Es desde allí que tiene la más amplia perspectiva del terreno de juego, es desde allí que puede ubicar a sus jugadores y a los contrarios, es desde allí que puede prever lo que harán y entender qué hacer y en qué momento hacerlo. Pirlo tiene una visión geométrica más de jugador de snooker que de fútbol, la cancha es su mesa de billar. Desde su posición mira, piensa y evalúa. Lo hace con aguda inteligencia y una capacidad de visualización admirable. Para Pirlo el fútbol es geometría espacial. De allí sus asistencias milimétricas, sus lances dosificados en tiros de esquina, sus tiros libres de perfecta trayectoria. Es un don natural que Pirlo ha cultivado. Desde niño, cuando se inició en el fútbol, dos veces por semana, cuando sus compañeros acuden al vestuario al terminar el entrenamiento, Pirlo permanece en la cancha media hora más, y practica. Practica sus tiros y tiros nuevos, trayectorias de su repertorio y trayectorias que llevan la firma de otros. Se inspira en Baggio, su compañero de cuando jugaba en el Brescia, en Platini, a quien veía por tv cuando pequeño, en Juninho Pernambucano y los grandes del momento en la balística del futbol.

No sé si Pirlo es el mejor centrocampista del mundo o lo fue en algún momento. Sé que vuelve después de una lesión seria que lo mantuvo fuera de los terrenos de juego. Espero que siga siendo lo que era. Mi Milan necesita a su Euclides con pies de seda.

About these ads
Explore posts in the same categories: AC Milan, Pirlo

2 comentarios en “Vuelve Pirlo”

  1. Jesus F Says:

    Todavía no entiendo como el Mílan está a un punto del liderato sin que Pirlo haya estado presente. Quizá menosprecié el resto de la plantilla. ¿Y como no hacerlo? El Mílan (incluso la azzurra) tiene(n) años sufriendo una profunda Pirlodependencia.

    Esperemos que vuelva a buen nivel y se convierta en un problema para los titulares habituales.

    Stef ¿dónde estabas?

  2. Stef Says:

    Jesus, me encanta tu avatar!!!


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: