Archivo para junio 29, 2006

Es un juego y a divertirnos

junio 29, 2006

Desde hace un par de días Gianluca Pessotto es noticia en algunos diarios. Jugador del Juventus hasta la temporada que acaba de culminar y desde pocas semanas directivo en el consejo del club para el cual militó, Pessottino, como lo llaman cariñosamente sus amigos y los compañeros en el club blanquinegro, se lanzó al vacío desde el tercer piso de la sede del Juventus y se encuentra en condiciones graves en el hospital donde está siendo atendido. Quien siga leyendo estas líneas quizás se pregunte por qué escribo sobre el asunto y de un tema que no parece estar entre aquellos sobre los que me propuse hablar al iniciar este blog. Por qué me refiero aquí a un jugador marginado del boyante mundo de las estrellas futbolísticas, los Ronaldo, Ronaldinho, Zinedine Zidane. En respuesta, he de confesar que más que el jugador es el drama de un ser humano atenazado por el mal terrible de la depresión lo que me conmueve. Porque, aun cuando no es descabellado buscar relaciones entre el gesto desesperado del jugador y el reciente escándalo que ha envuelto al emblematico club del calcio, los indicios apuntan a que fue una depresión severa lo que llevó a Pessotto a cometer tan doloroso acto. El drama de Pessottino funciona para mí como un recordatorio de que el fútbol es un juego y que en el juego del fútbol no hay mayor “drama” que el de un jugador que pierde el penalti que resuelve un partido o el de tu equipo que sale derrotado en un partido decisivo y al hacerlo echa por tierra todas tus ilusiones. El fútbol, no debo olvidarlo, es un juego.

Ayer el mayor de mis hermanos me decía que Ghana hubiese merecido perder 18 a 0 ante Brasil como “justo” castigo para un equipo que juega bien y bellamente, hace casi todo en la cancha, crea tres docenas de acciones de gol, pero, una vez ante el portero contrario, no consigue anotar ni un solo tanto. Un compañero de trabajo fue más descarnado y me indicaba que la FIFA debería prohibir que equipos como el de Ghana jugasen un Mundial, porque a falta de medios económicos, de jugadores profesionales y técnicos de primera línea, jugaban con poca seriedad y deslucían ante equipos mundialistas. Creo, en cambio, que las águilas negras en el campo y el público que desde las gradas los alentaba dieron una gran lección. Porque los jugadores pusieron todo su orgullo y su sapienza futbolística en el terreno de juego y nos regalaron un lindo espectáculo. Porque los fanáticos en las tribunas no dejaron de alentarlos y aplaudirlos. Porque jugadores y fanáticos nos enseñaron que del fútbol lo que más cuenta es divertirnos. Mientras haya equipos como Ghana, el fútbol se mantendrá como juego y nosotros, los espectadores, no dejaremos de divertirnos.

Pessottino Pessotto ganó con el Juventus la Champions League en 1996 (jugó la final) y, en el mismo año, la Super Copa de la UEFA y la Copa Intercontinental. Ganó 6 “Scudetti” y vistió la camiseta “azzurra” 22 veces (jugó en la Copa Mundial de 1998 y en la Euro 2000).
Ghana está orgullosa. Yo agradecida. Orgullosos