Archivo para julio 2, 2006

¿Por qué “Eurocopa”?

julio 2, 2006

Zinedine Zidane, cuando niño, fue recogepelotas en la cancha del Olympique de su Marsella natal. Por aquellos años y desde el borde del terreno fue testigo deslumbrado de las magias futbolísticas del Príncipe Enzo Francescoli. Es así que al excepcional futbolista uruguayo le debemos dos regalos estupendos, el de su fútbol elegante y el de haber sido la inspiración de Zizou. Porque fue para emular a su ídolo de entonces, y desde entonces su gran ídolo, que Zidane eligió convertirse en futbolista. Francescoli, tan admirado por Zidane, fue exponente de una escuela de fútbol de larga y brillante historia, la escuela del Uruguay. El pequeño país, enclavado entre Argentina y Brasil, fue un grande del fútbol y patria de grandes del fútbol. Así como Uruguay en la América del Sur, también Hungría, en Europa, conoció años dorados con su fútbol maravilloso y sus maravillosos jugadores. Hungría y Uruguay dejaron de ser lo que fueron alguna vez. El lugar que dejaron los magiares lo han ido ocupando otras selecciones europeas, en cambio, ninguna otra selección suramericana ha conseguido llenar el vacío que ha dejado la celeste al ausentarse de la escena futbolística mundial. Ecuador, ahora, y Colombia, en años anteriores, han dado señales de querer entrar en el grupo de los protagonistas, pero en Colombia el esfuerzo que alguna vez se hizo, al parecer, se perdió, y en Ecuador aún está por verse si el trabajo hecho hasta aquí puede sostenerse y perdurar en el tiempo. Por ahora son unicamente dos las escuelas más representativas del fútbol de nuestro continente, las dos de siempre: Brasil y Argentina. Y así seguirá siendo mientras países como el mío, en lugar de promover y promocionar su propio fútbol, sigan haciendo suyos equipos que suyos no son. No vengan ahora a lamentarse de que la Copa, de Mundial que era, se haya vuelto Copa Europea. Si no hay más fútbol suramericano es porque con el que otros tienen nos hemos conformado y el fútbol de otros hemos adoptado. Los Argentinos y Brasileros no piensan más que en su propio fútbol y el que otros desarrollen poco o nada les importa. Los Méxicanos sienten solidaridad latinoamericana pero tienen su propio equipo y es con su equipo que pierden o ganan, es por su equipo que se recocijan o lloran. Ellos pueden lamentarse de que esta copa de Mundial ya no tenga nada. Los de aquí ese derecho se han negado. Si queremos que el fútbol suramericano esté fuertemente representado, tenemos que trabajar para ello y dejar de “ganar” Mundiales con equipo ajeno.

fanbrasilweb.jpg

Brasil es el equipo que los más han adoptado. Cuando gana Brasil aquí es como si el país entero hubiese ganado. Cuando pierde Brasil es como si el Mundial se hubiese acabado.