Archivo para junio 18, 2007

Esa parte del cuerpo que empieza donde termina la espalda y termina donde empiezan las piernas

junio 18, 2007

Algunos expertos de fútbol, con conocimientos básicos de anatomía y floristería, encuentran que la clave del éxito madridista en la conquista del trigésimo título liguero está en Capello. Pero no precisamente por sus conocimientos de entrenador experimentado, nada de eso, sino por esa parte de su cuerpo que empieza donde termina la espalda y termina donde empiezan las piernas, y que, según ellos, anda de lo más adornadita con una linda flor. Pero si esa parte del entrenador italiano, con su peculiar arreglo floral, ha sido fundamental en el triunfo blanco, esa misma parte del cuerpo, pero de la anatomía del capitán Raúl, ha tenido un rol importante en la celebración que se llevó a cabo en la Cibeles. Porque esa parte de su cuerpo que empieza donde termina la espalda y termina donde empiezan las piernas es la que le sujeta el operador de la grúa para que no se caiga de bruces mientras, colgado de la grúa, intenta vestir a la diosa y besarla.

culo1.jpg

culo2.jpg

Los mismos que arrugan la cara por el juego feo del Real Madrd, no me resulta que arruguen la cara por tan horrible ritual. Será todo lo que quieran, dizque parte de la tradición, pero no por tradicional deja de ser lo que es: un horror. La grúa, los operadores de la grúa, el capitán sujetado por el que sabemos, y que también debe de estar de lo más adornado con su florecilla correspondiente para que la suerte lo acompañe y no termine de romperse el cuello, la diosa que queda de lo más mamarracha. En fin, ustedes digan lo que gusten, las pruebas gráficas dicen más. Mucho más. Y me dan la razón.

Blancos y negro

junio 18, 2007

Los blancos triunfaron ayer después que lo hiciera el negro. A cuenta de que lo del negro es en el mejor estilo “Veni, vidi, vici”, porque el hombre llegó a la pista, dio una vuelta (la de reconocimiento) y ganó la carrera de cabo a rabo, a cuenta de que todo lo que hace parece hacerlo sin esfuerzo, nada que ver con la agonía† en la que tan bien se han aplicado este año los blancos, pues nada, a cuenta de todo eso y que quedé en blanco con los de blanco, al negro lindo lo he negreado‡. A manera de enmienda, aquí les cuelgo una foto de cuando el negrito lindo jugaba a ser campeón con el control remoto. La saqué de una galería fotográfica de la BBC.

_43042013_lewis1992.jpg

†Andar por la vida con el tallo de una flor entre las nalgas debe ser una tortura.

tr. Col., Pan., Perú y Ven. menospreciar (tener en menos). Te negrearon; no te invitaron a la fiesta. [Real Academia Española, Diccionario de la Lengua Española, Vigésima segunda edición]