Archivos para febrero 2008

Soy sentimental. ¿Qué le vamos a hacer?

febrero 29, 2008

Soy sentimental. Y cuando ando sentimental, me pongo medio cursi (en realidad, cursi por 10). No puedo evitarlo. Me encanta cuando los jugadores abrazan a Ancelotti. Es un pequeño gesto pero grande en significado. Dice de Carletto como persona y de la relación que lleva con sus jugadores. Me encantó cuando Kaká, después de marcar ante el Celtic, en la Champions pasada, el gol que rompía el empate a cero y llevaba al Milan a la instancia de cuartos, lo primero que hizo fue correr a abrazar a Ancelotti. Me encantan las imágenes furtivas de Milan Channel que muestran a Kaká y Carletto en Milanello, sentados en un banco, mientras hablan y el jugador le apoya el brazo sobre los hombros (como a veces hace mi hija con su hermano … y también me encanta). Me encanta que Pato, después de marcar ante el Catania, recién el miércoles pasado, haya salido de la cancha para abrazarse con su entrenador.

0jwx1u6r__346x212.jpg

Parece, ahora que lo pienso bien, que estos brasileños son tan sentimentales como yo (y un poquito cursis también). ¡Y me encanta!

Todo cambia. Nada cambia.

febrero 28, 2008

Hasta hace nada el Barcelona era un equipo de los más in: incoloro, insulso, incapaz. Desde hace nada ha pasado a ganar Liga, Champions y Copa del Rey. “Que ni calvo ni con dos pelucas” entran ganas de gritar. El triple siempre ha tenido los papeles en regla para llevárselo, pero ni se lo había ganado no bien empezada la temporada ni se lo ha ganado ahora que aún quedan partidos por jugar. Y los papeles en regla para ganarlo todo los tenía antes, cuando Ronaldinho era un jugador acabado, Rijkaard un entrenador triste y el equipo una cuerda de inútiles megagalácticos.

Con el Madrid estamos en las mismas pero al revés. De ganar la Décima ha pasado a perderlo todo, incluyendo una Liga que, hasta donde entiendo, aún lidera. ¿Dónde quedó el equipo invencible, inexorable, inmenso? Parece que hasta Totti, él solito, se lo va a llevar por los cachos. De nada valen Raúles, Gutis, Robinhos y “fútbol bonito” Schusters. El holandés vanGol se ha convertido en el holandés van-no-Gol (en el camino ha conservado sólo la nacionalidad) y Pepe, de muy pipa, ha pasado a ser muy pupa.

Mientras en la península ibérica el Barcelona cambia de un nada a un todo y el Madrid invierte la marcha de un todo a un nada, en la península vecina nada cambia y todo se mantiene en una aburridísima estanqueidad: Mancini sigue siendo odioso, el Inter sigue liderando a +9 la Serie A y mi Milan sigue jugando mal.

El gol de Pato

febrero 27, 2008

Regresamos al quinto puesto después del empate 1-1 con el Catania y la victoria de la Fiorentina sobre el Livorno por 1-0. Mediocre partido del Milan. Muy buen gol de Pato.

El gol no fue tonto

febrero 24, 2008

Pongamos el caso que un equipo de fútbol de renombre, un real equipo, se pone a celebrar un gol anulado. Pongamos que, para cuando se da cuenta que el gol fue anulado, el equipo contrario, que no tiene renombre pero en su nombre tiene fe, ha anotado en una contra. Pongamos que dos de los jugadores de renombre se quedaron atónitos, otros dos hicieron lo que pudieron en lucha desigual, y que el resto fue advertido de dejar la celebración por el público en las gradas. Pongamos todo eso. ¿Fue un gol tonto el marcado por el equipo sin renombre pero con fe? Yo digo que no. Que el gol no fue tonto. Tonto fue el real equipo de real renombre. ¡Vaya que fue tonto!

Los más y los menos de un sufrido cuarto puesto

febrero 24, 2008

Los más: Inzaghi entra ya para culminar el segundo tiempo y en el descuento consigue el gol del 2-1 definitivo ante el Palermo. Es el gol que le regala al Milan el cuarto puesto en la tabla. De Ambrosini fue el gol del empate que niveló el que marcó Bresciano por el Palermo. Gol a parte, jugó un buen partido. El único en un Milan horrible. De los jugadores de Ancelotti es, junto a Nesta (que hoy no jugó), quien viene teniendo el desempeño más regular en lo que va de temporada. Grande Ambro. Para mí tiene la Euro asegurada.

Los menos: Un Kaká desdibujado dejó su lugar, tras el descanso, a un enigmático Gourcuff. Lo de enigmático lo digo porque sigo preguntándome cuando veremos al francesito jugar un buen partido. Hoy fue el mayor desastre en lo que fue un desastre de Milan. Se rescata por el pase a Inzaghi, su único pase acertado de todo el encuentro, el que culminó en el gol del definitivo y tardío 2-1. Aquí, menos Inzaghi y Ambrosini, caben todos los jugadores del Milan, con Jankulovski, Gilardino y Pato en lugares “destacados”.

Lo mejor: el cuarto puesto. Lo peor: el mal juego del Milan.

Tyromaniac tiene prohibido leer este post

febrero 23, 2008

A Tyromaniac las protuberancias intervertebrales de Totti le produjeron desazón, grima y, al parecer, auténtico dolor lumbar. Con la entrada de Taylor (Birmingham) a Eduardo (Arsenal) entraría en estado de shock y habría que llevarlo en ambulancia a la emergencia clínica más cercana. Relata el guardian.co.uk que la tv inglesa decidió no proponer el replay del incidente de juego por considerarlo demasiado brutal y que mientras Eduardo yacía postrado algunos de sus compañeros tuvieron arcadas ante la vista de lo que era la pierna del desgraciado jugador. La lesión que reportó, además de gravísima, debió ser terriblemente dolorosa, porque Eduardo, en plena crisis y para poder abandonar el terreno de juego, necesitó ser atendido con oxígeno. Lo que se ha visto por internet no es apto para público infantil, adultos sugestionables y almas sensibles en general. En Bar Deportes están los enlaces a la secuencia fotográfica de elmundo.es y al video en dailymotion.com. Aquí les proponemos los buenos augurios del AC Milan tal como aparecen en la página oficial del equipo rossonero.

eduardo_milan.jpg

Podía salir peor

febrero 20, 2008

El partido en los Emirates Stadium terminó 0-0 pero no estuvo exento de algunas emociones y pasajes de buen fútbol. Ciertamente esto último no pasó por los pies de los cuatro jugadores más destacados del Milan: Pirlo, Seedorf, Kaká y Pato. Estuvieron, más que mal, rematadamente mal. Al niño brasileño con nombre de ave de pico ancho le doy el beneficio de la duda porque en verdad estuvo como un náufrago en el mar verde del área del Arsenal, solo y perdido, sin que sus compañeros le abastecieran de balones jugables. El Milan juega poco por las bandas, basicamente porque los laterales suben poco y mal. En otros encuentros ha conseguido suplir a esa grave carencia con las jugadas de Pirlo, Seedorf y Kaká, pero en el partido de hoy, ya lo dije, los tres estuvieron pésimos. Seedorf no tiene excusa posible porque hoy jugó en la posición que prefiere. Pirlo, puede pasar, estuvo en un mal día. Kaká, por su lado, debe devolver el Balón de Oro y el FIFA World Player (se puede quedar con las decenas de otros premios que recibió por su temporada pasada) y debe devolverlos, no porque no haya hecho méritos para ganárselos, sino porque estoy convencida que le han traído una pava macha. Desde que arrasó como el mejor jugador de Europa, el mundo, el universo y zonas aledañas, el hombre no ha vuelto a ser el que era. Algo similar le pasó a Cannavaro la temporada pasada. El Canna, de oro vestido, tuvo en su primer año en el Real Madrid el peor desde que era recogepelotas en el San Paolo de Nápoles. Pero me estoy desviando de tema … jugador pluripremiado y equipo. Desvíos, ya que estamos, hubo muchos, y fueron de la defensa rossonera. Un fortín ante el vendaval del Arsenal. Hoy la defensa, aún sin ese príncipe de central que es Nesta (que salió lesionado al comienzo del segundo tiempo) estuvo muy bien. Maldini ya no tiene piernas y pulmones para jugar de lateral, pero, cuando pasó a jugar de central, debo decir que estuvo muy bien. Él y Kalac fueron los dos mejores por el Milan. Por el Arsenal no tengo elegidos porque me parece que Fabregas, que hizo un par de jugadas de aplausos, estuvo menos brillante que en otras oportunidades y Adebayor, que fue un amenaza constante para la zaga milanista, estuvo poco certero. Sin embargo, me animo a colocarlos como los dos mejores del Arsenal. Al niño catalán por ese par de jugadas a las que me referí antes y por su personalidad. Al gigante del Togo, en gran medida, por su casi gol en el descuento. Mala suerte para él que su cabezazo dió en el travesaño. Buena suerte para el Milan … que su cabezazo dió en el travesaño. Los suspiros de alivio de los milanistas, de haberse juntado, hubiesen sido de una fuerza eólica capaz de arrasar con el estadio y sus vecindades. Lo cierto es que pudimos salir peor del partido jugado en Londres. Pero, no me confío, el partido en San Siro será durísimo.