Archivo para febrero 5, 2009

Ronaldinho (y Beckham)

febrero 5, 2009

ronaldinho-milan-gol

En los últimos cuatro partidos oficiales que ha disputado el Milan Lotti ha sentado a Ronaldinho en el banquillo y ello ha coincidido con el arribo de Beckham al equipo y su titularidad en esos juegos. Pero la disputa por un puesto de titular en el once rossonero no es entre Ronaldinho y Beckham — por demás jugadores de características muy distintas y muy distintas posiciones en la cancha — es, en realidad, un asunto que involucra al brasileño y a Seedorf y encuentra a Kaká en el papel de tercero en discordia.

La llegada de Ronaldinho impuso al técnico el planteamiento de fórmulas tácticas para que convivieran Ronaldinho, Seedorf y Kaká. En el esquema del “arbolito” Seedorf bajaba al lado de Pirlo y Gattuso mientras que Ronaldinho y Kaká avanzaban a soporte de Pato en el rol de única punta. Con las lesiones de Pirlo y Gattuso, Seedorf quedó anclado en el centrocampo, con Kaká, Ronaldinho y Pato en posiciones avanzadas. Una solución dictada por la emergencia y que penalizaba a Seedorf y a Kaká. A Seedorf porque el de Surinam nunca se ha echado atrás en manifestar que no es esa la posición que prefiere y a Kaká que no encontraba con su compatriota los mecanismos de juego que la larga convivencia con Seedorf han convertido en automatismos. Kaká con Ronaldinho de interlocutor en la cancha empezó a retroceder mientras que el ex del Barcelona fue cogiendo metros para situarse cada vez más cerca de Pato. No era este el planteamiento deseado por Carletto pero fue el que el devenir del juego dibujó en la cancha. El fútbol de Kaká y del equipo se vió debilitado. A la vez que Ricky no tardó en colar su desagrado, de manera tímida, como le dicta su carácter (no se le conoce precisamente por ser un jugador conflictivo) el técnico intentó poner reparo. En los entrenamientos practicó esquemas que imponían a Ronaldinho un posicionamiento bien preciso en la cancha para favorecer las avanzadas de Kaká y en los partidos llegamos a ver a Ronaldinho más comprometido en acciones en el medio del campo.

Beckham juega ahora, o bien en rombo, por la banda derecha, con Ambrosini a la izquierda, Pirlo de vértice frente a la defensa, Seedorf en el vértice opuesto y Kaká y Pato en la delantera, o bien en navideño 4-3-2-1, con Pirlo y Ambrosini en la línea de 3, Kaká y Seedorf en la línea de 2, Pato el 1 solitario. La elección ha sido entre Ronaldinho y Seedorf y Lotti se ha decantado por este último relegando al primero al banquillo. No me animo a conjeturar cuáles han sido las consideraciones de Ancelotti en la decisión que ha tomado. Lo cierto es que, mientras los aficionados del Barça se acuerdan de Dinho sólo para recordar que ya lo olvidaron, algunos aficionados milanistas, entre quienes me cuento, creemos que el cuerpo técnico ha de dar con la solución que permita alternar a Seedorf y Ronaldinho. Lotti asegura que en el 2009 el Milan ha encontrado equilibrio con Seedorf a las espaldas de Pato y Kaká. Ciertamente Seedorf asegura mayor cobertura en el centro del campo que Ronaldinho, pero, en mi opinión, tampoco es que Seedorf haya estado especialmente brillante en los últimos partidos. Además Ronaldinho jugó en la primera mitad de la temporada y marcó goles (7). Es cierto que entonces Ancelotti no alineaba a Pato y Kaká como dupla fija de ataque, como hace ahora, y en la fórmula con tres delanteros, el Ka-Pa-Ro caro a Berlusconi, Ronaldinho frenaba las aceleraciones de Kaká, especialmente cuando Ricky se lanzaba por la banda izquierda. Sin embargo, si Ronaldinho pudiese adaptarse a jugar en posición central, detrás de los delanteros, apostaríamos por una solución técnico-táctica que puede resultar de gran utilidad en determinados partidos. Y la apuesta, tal como lo veo yo, poco o nada tiene que ver con el romance en curso entre Beckham y el Milan, y la telenovela de su posible permanencia en nuestras filas. Tiene que ver con que Ronaldinho es un futbolista del Milan y no un futbolista cualquiera. Si hay quienes lo dan ya por acabado, algunos hasta con cierto regocijo, esta quien escribe cree que hay que rescatarlo. Para el Milan y para el FÚTBOL, así con todas sus letras mayúsculas, porque mayúsculo fue el jugador que el fútbol conoció en él hasta hace apenas un par de años y mayúsculo sería el error de acantonarlo ahora a sus 28.

Por eso digo, también en mayúsculas, FORZA DINHO!