Archivo para abril 2009

Seguir y soñar

abril 26, 2009

La crónica dice que el Milan jugó en San Siro ante el Palermo y se impuso 3-0. La verdad es que el Milan jugó con el Palermo hasta que Pippo marcó el gol del momentáneo 2-0, después de eso fue el único equipo en la cancha. El partido parecía encaminado a goleada, terminó siendo entrenamiento. No lo digo con ánimos de despreciar al contrario, ya que por el Palermo siento auténtica simpatía. En todo caso lo digo porque me gustan los partidos reñidos, y este, huelga repetirlo, no lo fue.

El encuentro, además de sellar otra victoria holgada del Milan, dio algunas señales muy interesantes. Entre todas quiero destacar el buen hacer de Kaká, quien luce encaminado a recobrar su mejor forma. Si no digo nada de Pippo es porque de Pippo ya no encuentro qué decir. No jugó un gran partido pero volvió a marcar.

El empate entre Juve y Reggina y la derrota del Inter ante el Napoli nos colocan a +2 de los blanquinegros  y a -7 de los negriazules. La actual situación, aunque nos consigue en buen momento de fútbol y resultados, no deja de causarme molestia y pesar. Por todos los puntos que perdimos tontamente, por las lesiones que sufrimos, por los muchos errores que cometimos a lo largo de la temporada. Sin embargo, de nada sirve volver la mirada atrás. Mejor miramos hacia las cinco jornadas que nos quedan por disputar para esperar que el Milan siga por el camino que lleva trazado este final de temporada. Seguir y soñar es lo que quiero. Seguir y soñar. FORZA MILAN!

Anuncios

Fuera y lejos

abril 23, 2009

Estuve fuera y lejos todo el fin de semana.

Vi la pole del Gran Premio de China pero no conseguí ver la carrera.

Supe de los coros dirigidos a Balotelli por la hinchada juventina pero no tengo elementos para opinar. Me animo a decir que el problema (porque es un problema) es de cultura deportiva. No la hay en Italia.

Supe que mi Milan divirtió y ganó pero no vi más que un resumen del encuentro ante el Torino.

Vuelvo ahora y aquí estoy.

La sorpresa pascual

abril 12, 2009

Envuelto en papel brillante y con un lazo adornado llegó el huevo de chocolate que nos regaló el Milan para celebrar la Pascua. La sorpresa que encerraba fue un gran Dida. Me recordó al portero descomunal de la temporada 2002-2003.

Las kakadas.

abril 9, 2009

Parece que reciclan las notas de prensa que vienen publicando desde hace tres años: los titulares son los mismos, los contenidos son los mismos, las fechas y los euros se actualizan de acuerdo con el tiempo y la inflación, algunos personajes desaparecen de escena y otros se dejan caer para reemplazarlos. Regresan y ya están aquí. Son las kakadas primaverales que están de vuelta.

Las hay otoñales, invernales y veraniegas. Vuelven puntuales, según la estación, como si el calentamiento global y el cambio climático sobre ellas no tuviesen efectos. Las kakadas de cualquier estación me han visto reaccionar de cualquier manera entre las más variadas maneras. Todo un abanico de sentimientos, de la indignación a la inquietud, de la furia a la indiferencia, también incredulidad, preocupación, cariño, antipatía, pasión, repugnancia, indolencia y quien más tiene más da y pare usted de contar.

thumb1Ante una remesa fresca de kakadas, los desmentidos de Galliani, Leonardo, Pato, Kaladze, el utilero de Milanello, el portero de via Aurelio Saffi y el mismísimo Kaká, ¿qué les digo? les digo que quiero que el jugador, su linda esposa, el “Kakito” Luca, toda la tropa de Ricardo Izecson dos Santos Leite, su mamá Simone y papá-agente Bosco, todos ellos, con Digão a cuestas, terminen de irse. Eso sí, por los 100 y dele que ofrecía el jeque del City, que no me parece negocio que Florentino Pérez, por muy amigazo del Milan que sea y por mucho que con Adriano Galliani de pipí agarrado esté, se los lleve ¡vaya! por tan solamente 60 millones. No han pasado ni tres meses desde todo el asunto con el Manchester City y en tres meses el jugador no puede haberse depreciado hasta valer la mitad, ¡nada de eso!

_40017055_kaka_woe_ap33Nada de eso, en vez de eso, que Don Pérez saque la chequera, la cartera, la alcancía en forma de marranito del nieto del vecino, pida un préstamo, dos préstamos, tres, aumente las cuotas de afiliación, abono, paseo por el Parque Valdebebas y la Ciudad Real Madrid, encarezca las camisetas, no rebaje el “Juego de playa Real Madrid“, y cuadre las cuentas, porque no menos de 110 ha de  pagarnos. Mejor si son 120. Con esas lechugas compramos todo un equipo nuevo, con el nuevo Ambrosini, el nuevo Seedorf, un lateral izquierdo, dos centrales confiables, un delantero de los buenos. Uno que acompañe a Pato. Porque a Pato, aclaro, no quiero venderlo. A Kaká sí. A Kaká llévenselo y traigan los morlacos para comprar uno nuevo. Estoy harta de kakadas, sin Kaká es como “muerto el perro, se acabó la rabia”. Problema resuelto y equipo nuevo.

Milan-Lecce: un par de comentarios y un youtube

abril 7, 2009

Comentario 1: A pesar de que se comió media docena de goles, Pato estuvo genial, enchufadíismo en el partido, deslumbrante en algunos pasajes.

Comentario 2: Lotti me dejó alucinada con ese 4-2-4 que dibujó en la cancha en el segundo tiempo. Quizás fruto de la desesperación pero no por ello menos sorprendente.

El youtube:

Cruzada. Semana 3.

abril 4, 2009

De cómo Mourinho de estar triste y preocupado por Adriano (aquí sus declaraciones) pasa a no aguantar más las excentricidades del jugador y señala que está harto (aquí la nota de prensa de la agencia española Europa Press).

¡Qué manera de tergiversar! Mourinho habla de Adriano con tristeza. Se muestra muy preocupado por el muchacho. Asume una actitud comprensiva. No dice NADA que pueda dar a entender que está harto o no aguanta más al jugador. Dice, por ejemplo, que “lui” (Adriano) “è il più importante in questo momento” [él (Adriano) es más importante en este momento] y que “a nessuno fa piacere che un giocatore arrivi a una situazione così” [a nadie puede gustarle que un jugador llegue a una situación como esta]. Antes dice CLARAMENTE “non sono neanche arrabbiato” [no estoy molesto], “solo triste”.

Un empate muy sufrido

abril 1, 2009

Sólo conseguí ver el segundo tiempo de Italia-Irlanda. De Pazzini y su falta tengo las imágenes de las repeticiones. Esas imágenes muestran que Pazzini le dió un codazo a O’Shea y le produjo una herida en la ceja izquierda. Estoy convencida que el codazo se produjo en el desarrollo de una acción que no fue premeditadamente violenta. El árbitro, sin embargo, no tenía elementos para juzgar sobre la voluntariedad o no del accionar del doriano y tomó la decisión de expulsarlo en base a los efectos que la acción produjo. Yo no me siento de crticar al árbitro por la decisión que tomó, lamento sí que no hubiese visto el episodio incriminado, porque estoy segura que, de haberlo visto, ni siquiera habría amonestado al jugador italiano. De haberlo visto, habría visto que Pazzini y O’Shea saltaron en busca de impactar con el balón y que involuntariamente el italiano golpeó con el codo al irlandés. Ahora, valga aclararlo, el árbitro estuvo fatal, al menos en el segundo tiempo, que fue el que vi. Se equivocó en la evaluación de simples acciones de juego, mostró tarjetas amarillas en situaciones que no las ameritaban y no las mostró en otras que eran de librito, no fue coherente en sus apreciaciones. En fin, que erró en todas las situaciones donde podía errar. Del juego, como tal, tengo poco que comentar. Los del Trap lo intentaron, los de Lippi resistieron. Al final, ya al final del partido, en uno de los pocos despistes defensivos de los Azzurri, Keane aprovechó brillantemente la oportunidad y marcó el gol del 1-1.