Archivo para junio 2009

Me doy una pausa de reflexión …

junio 17, 2009

Anuncios

Puedo entender pero no entiendo

junio 17, 2009

giusepperossi

Puedo entender que el partido que enfrentó a norteamericanos e italianos no haya sido del agrado de la prensa española y de los bloggers españoles (a veces leer diarios y blogs ibéricos es leer la multiplicación especular ad infinitum de la misma reseña). Puedo entender que el juego de mis compatriotas les haya parecido malo y feo. Puedo entender que encuentren que la treta y la trampa son las armas de la Azzurra. Puedo entenderlo. Basicamente porque no me sorprende. Llevo milenios, con todos sus 10 siglos, leyendo la misma reseña. Cambian los adversarios de mis compatriotas pero mis compatriotas son los mismos de siempre: sucios, malos y feos.  Puedo entenderlo. Lo que no entiendo es que acusen de “patriacidio” a mi compatriota Giuseppe Rossi. Repitan conmigo: Giu-sep-pe-Ros-si, Giu-sep-pe-Ros-si. Una vez más: Giu-sep-pe-Ros-si. Son un nombre y un apellido tan italianos que a J. Antonio Espina, del diario As, deben provocarle arcadas. Giu-sep-pe Ros-si, aun cuando nació en New Jersey, es ciudadano italiano por nacimiento. Porque la legislación italiana establece que es italiano por nacimiento (con plenos derechos civiles y políticos) quien es hijo de madre o padre ciudadano italiano (ius sanguinis) o quien nace en el territorio de la república italiana de padres desconocidos o apátridas  o no sigue la ciudadanía de los padres (ius solis). Es así que Giuse bien podría ser jefe de gobierno (sería una mejora respecto a Silvio Berlusconi) o presidente de la república italiana (salvo que es muy joven y para el cargo ya tenemos al ancianito de Napolitano). El chico no es “patriacida”. Que se le acuse de tan infame falta es vil. Beppe ha representado a Italia, su país y el país de sus padres, desde que tenía 16 años y se ha ganado el puesto en la selección de mayores sin “tretas” ni triquiñuelas. Lo ha hecho poniendo al servicio de su innegable talento la mayor dedicación. Lo ha hecho porque vestir la camiseta azzurra ha sido su sueño y lo ha perseguido con esfuerzo. Para acusarlo del delito de traición hay que ser … malo, sucio y feo. Puedo entender los comentarios de siempre pero este contra mi joven compatriota no lo entiendo.

Copa Confederaciones 2009: USA 1-3 Italia

junio 15, 2009

The USA viewpoint:

E quello dell’Italia:

P.S.: acabo de darme cuenta que entre domingo y lunes son Rossi (Valentino), Rossi (Giuseppe), (De) Rossi (Daniele) y Rossi (Giuseppe) quienes me han alegrado la “italianidad”. A falta de Bianchi y Verdi … ¡que sigan los Rossi!

¡Vale vale!

junio 14, 2009

Vale vale la mañana de un domingo que empieza temprano en la mañana. Vale vale la emoción de una carrera que regala emociones en cada vuelta. Vale vale la última curva de la última vuelta. ¡Vale vale!

SPAIN MOTORCYCLING

Efecto dominó

junio 10, 2009

Comprensible es el entusiasmo que ha despertado en las filas madridistas el fichaje de Kaká por el club blanco. Comprensible es que se le atribuya el éxito de la operación a Florentino Pérez. Sin embargo, y no me lo tomen a mal los aficionados merengues, les puedo asegurar que su entusiasmo es insignificante comparado con el pesar y la rabia que sentimos los milanistas y, asimismo, les puedo confirmar que fueron el papi Berlusconi y su fiel administrador Galliani los verdaderos artífices del resonante triunfo de Florentino Pérez en su recién estrenada segunda presidencia blanca. Dejó de ser secreto que era tal el frenesí de Berlusconi por meterle dinero a las arcas del club que ya en mayo había sigilado un pre-acuerdo con su “grande amico” para la cesión de Kaká. Nunca fue secreto que era tal la prisa por llevar el pre-acuerdo a una resolución definitiva que fue Galliani quien se desplazó a Madrid y, para no perder tiempo, de una vez montó en su avión al padre de Kaká, para los efectos, representante y agente del jugador. ¡Hayáse visto! Toda una “operación comando” llevada a cabo sin el menor estilo y sin el menor decoro, tan es así que el calvo, más que administrador de un club de cierto prestigio, lucía cual la madama que regenta un prostíbulo o el más vulgar de los proxenetas. Y Florentino Pérez metió mano a la chequera. Que ese mérito, el de gastar a manos llenas, nadie se lo niega.

Además de la reacción iracunda y dolida de los tifosi (con una sola ‘f”, por favor) empiezan a sentirse otros efectos de la cesión de Kaká. Cabe entonces preguntarse si la dirigencia del club y Fininvest sopesaron a conciencia las consecuencias de la operación o, por el contrario, se encontrarán de aquí en breve totalmente desbordados por ellas. ¡No hay vuelta atrás, señoras y señores!

Empecemos por la imagen del club. No me queda claro si lo que se ahorra Berlusca con la venta de Kaká no sea, en términos globales, inferior a lo que pierde el club en popularidad. Los aficionados amenzan con alejarse del equipo y de su entorno (incluyendo las suscripciones a los canales de tv de los Berlusconi). En la recién finalizada temporada, a pesar de que el Milan no tuvo un desempeño como para gritar Carnaval y lanzar papelillos, los aficionados acudieron a San Siro a ver al equipo rossonero y las estadísticas dan cuenta de un promedio de cerca de 60 mil personas por partido, lo que coloca al club como el primero de la Serie A por número de espectadores. Para la próxima temporada yo no contaría con lo mismo, de hecho, no me sorprendería un Meazza desolado. Como los aficionados a Berlusconi le importamos muy poquito, vamos a dejarnos al margen y concentrémosnos en los patrocinadores. ¿Tiene para ellos un Milan sin Kaká el mismo encanto? No creo que un Milan sin quien fue en los últimos años su campeón sea tan atractivo en términos de mercadeo, por mucho que en enero próximo Galliani se traiga de vuelta al Spice Boy. En el ámbito familiar los Berlusconi, especialmente la hija Marina, no han terminado de valorar la importancia que puede tener el club en términos de imagen. Porque el Milan, hasta hoy, había sido un modelo de gestión deportiva exitosa y la mejor tarjeta de presentación del grupo. Han preferido sanar el balance del club pero quizás terminen por encontrar que ciertas medidas de ahorro van a resultar nocivas no sólo para el Milan sino para el holding todo.

La cesión de Kaká, para seguir, no sólo tiene consecuencias en el renglón imagen/mercadeo. La salida de Ancelotti en cierta medida y, ahora, la venta de Kaká pueden producir la salida voluntaria de varios jugadores de la plantilla. Jugar en un equipo que tiene el prestigio de contar con uno de los mejores futbolistas del mundo no es lo mismo que jugar en uno medianito y sin aspiraciones. Algunos jugadores, Pato, por ejemplo, llegaron al Milan en gran medida por el atractivo de jugar con Kaká. Nuevos jugadores llegarán al Madrid por la misma razón. Es así que Pato ya ha manifestado que antes de decidir sobre su futuro quiere conversar con Carletto. Y Pirlo no ha negado que la posibilidad de hacerse blue no le disgusta. Y Gattuso ha declarado que en el vestuario la venta de Kaká fue muy mal recibida y que si el Chelsea llama a la puerta él se lo va a pensar. Y Maldini, que colgó los botines pero sigue siendo, con su experiencia de 25 años en el Milan, el vocero más calificado del vestuario, ha dicho claro y raspa’o que sus compañeros recibieron la venta de Kaká como un golpe bajo y que, sin Kaká, es utópico pensar en ganar una Champions (yo diría que cualquier trofeo de cierta relevancia). Si sale uno, sigue otro, y otro, y otro. La estampida que podría producirse no la van a conseguir parar ni Leo ni Berlusca ni el calvito. Y, aún si consiguieran contener la fuga, la fractura que se ha creado entre dirigencia y plantilla va a resultar dificil de enmendar.

Como ya apunté en mi anterior post, la cesión de Kaká sella el fin de una epoca. El Milan de la era berlusconiana, al menos el que conocimos hasta el 8 de junio de 2009, ha dejado de existir. El que vendrá es una incógnita. Los presagios, sin embargo, no son nada alentadores.

P.S.: disculpas pido porque el post sale sin fotos. Descarnado es porque descarnado es el momento.

ADVERTENCIA

junio 8, 2009

El club de fútbol cuya denominación es “AC Milan” (por “Associazione Calcio Milan”) y con sede en la ciudad de Milán (via Turati 3) dejó de existir el día de hoy, junio 8 de 2009. Un club bajo el mismo nombre y con la misma sede lo ha suplantado pero advertimos que se trata de otro club. El que nunca vendía a sus jóvenes campeones ya no existe, este que ha tomado su lugar es un club del montón que no aspira más que a subsistir con un presupuesto limitado y bajo una dirigencia aún más limitada. El que ganó 17 Títulos de Liga, 5 Copas Italia, 5 Supercopas Italianas (record), 1 Copa Mundial de Clubes, 3 Copas Intercontinentales (record), 7 Ligas de Campeones de la UEFA, 5 Supercopas de Europa (record) y 2 Recopas de Europa ya no existe, este que pretende funcionar en su lugar es un club del montón que no puede aspirar a ganar nada. Sirva el presente anuncio de advertencia.

¡Qué kakada!

junio 8, 2009

Encuentro petulante que se quiera ver en la designación de Leo como nuevo entrenador del AC Milan una réplica del fenómeno Guardiola. No descarto que el éxito de Pep haya podido influir en asentar la decisión de Berlusca y Uncle Fester en cuanto a encomendar al joven dirigente brasileño la dirección técnica del equipo rossonero, pero, si hemos de creer a lo que han manifestado Galliani y el propio Leonardo, la decisión de que este reemplace a Ancelotti en el banquillo del Milan era un fait accompli desde antes que el Barcelona consiguiera el primero de sus tres trofeos de la temporada. Además, entre Guardiola y Leonardo, más allá de las muchas coincidencias que se quieran ver, hay marcadas diferencias. Leonardo es el entrenador del Milan basicamente porque es barato. En él la dirigencia no busca más que cumplir con las directrices impuestas desde arriba. Y es que el holding empresarial de la familia Berlusconi, Finivest, que detiene la totalidad del paquete accionario del club, salvo por un puñado de acciones, ha manifestado claramente que no va a sanar el balance deficitario del club y ha pedido que el equipo se maneje con criterio de escasez. No encuentro que en la designación de Leo se esconda una apuesta arriesgada, como lo fue en su momento el nombramiento de Guardiola en el Barça, y, aun cuando pueda resultar una apuesta ganadora, como ha comprobado serlo Guardiola, no es ganar la motivación detrás de la decisión de confiarle la plantilla. Me parece, de hecho, que la dirigencia milanista ha replegado en Leonardo, no sólo porque es barato sino también y sobretodo porque ha perdido interés en mantener al club en una posición relevante dentro del escenario futbolístico mundial. Eso no significa que esta milanista ande deseando el fracaso de Leonardo, nada que ver, no me malinterpreten. A él sólo le deseo éxitos, grandes éxitos, entre muchas razones, porque me inclino a pensar que un Milan triunfador podría convencer a papi Silvio a vender el lindo juguetito a alguien que, como hiciera antes él mismo, se ocupe del equipo con la mayor dedicación, dado que él ha dejado de hacerlo.

Del desapego de la dirigencia por el equipo es otra prueba la forma lamentable en que se organizó la despedida de Paolo Maldini y la manera más que displicente en que se manejó el incidente con el grupete de ultras. Estoy de acuerdo con Galliani en que a ciertos imbéciles lo mejor es ignorarlos. Pero a Paolo Maldini, una leyenda del fútbol, no debió ignorarlo. Hacia él debió haber habido alguna muestra de desagravio y no la hubo.

Kaka-Celeb_1858052

Pero es el affaire Kaká la prueba más evidente del nuevo rumbo por el que la dirigencia pretende hacer transitar al equipo. Hay que vender las joyas para hacer frente a las deudas. Pero vender a Kaká es más que eso: es una declaración de rendición. Porque le vendemos nuestro mejor jugador, uno de los mejores jugadores del mundo, a un competidor en el escenario europeo. Vender a Kaká es un exabrupto, vendérselo al Real Madrid es un acto de sumisión. Significa que deja de importarnos ser el equipo con el mayor número de trofeos en competiciones internacionales, deja de importarnos no ser uno más del montón, con todo el respeto que me merecen los equipos del montón. No está, mejor dicho, no estaba en nuestra tradición el vender nuestros mejores hombres a los competidores. Ya lo hicimos con Shevchenko y entonces sonaron las primeras alarmas. Que el ucranaino terminase por ser un gran fiasco no ha de confundirnos; hasta su venta al Chelsea, Sheva era uno de los delanteros más fuertes en circulación. No creo que Kaká resulte un fiasco en el Real Madrid. Es un campeón y se encuentra en un momento que podría ser el mejor de su carrera, dado que combina experiencias adquiridas (en el Milan y con el Milan, valga subrayarlo) con madurez atlética, a la vez que está en una edad, 27 años, en la que aún puede contar con el ímpetu y la energía de un juvenil.  Lo triste es que nos quieren vender la versión de que es el jugador quien se ha rendido a la oferta de los blancos cuando, como ya en enero con el City, ha sido el propio Galliani, siguiendo instrucciones precisas de Berlusconi, quien lo ha entregado como el becerro del sacrificio. Es cierto que para el propio jugador hay mejoras sustanciales con su traslado a Madrid, también que el recién electo presidente merengue pretende revivir la experiencia galáctica de los Zidanes, Figos y Ronaldos, pero no deja de ser cierto que, hasta hace apenas unos pocos años, el Milan habría contrarrestado todos los movimientos para arrebatarle a uno de sus campeones, con medidas fuertes e importantes. El Milan ya no es el que era. Cuando, como no se han cansado de anunciar (San) Siros y Troyanos, se haga oficial la venta de Kaká al Real Madrid, el Milan dejará de ser el que conocimos y pasará a ser otra cosa. ¿Una kakada? ¡Qué kakada!