Efecto dominó

Comprensible es el entusiasmo que ha despertado en las filas madridistas el fichaje de Kaká por el club blanco. Comprensible es que se le atribuya el éxito de la operación a Florentino Pérez. Sin embargo, y no me lo tomen a mal los aficionados merengues, les puedo asegurar que su entusiasmo es insignificante comparado con el pesar y la rabia que sentimos los milanistas y, asimismo, les puedo confirmar que fueron el papi Berlusconi y su fiel administrador Galliani los verdaderos artífices del resonante triunfo de Florentino Pérez en su recién estrenada segunda presidencia blanca. Dejó de ser secreto que era tal el frenesí de Berlusconi por meterle dinero a las arcas del club que ya en mayo había sigilado un pre-acuerdo con su “grande amico” para la cesión de Kaká. Nunca fue secreto que era tal la prisa por llevar el pre-acuerdo a una resolución definitiva que fue Galliani quien se desplazó a Madrid y, para no perder tiempo, de una vez montó en su avión al padre de Kaká, para los efectos, representante y agente del jugador. ¡Hayáse visto! Toda una “operación comando” llevada a cabo sin el menor estilo y sin el menor decoro, tan es así que el calvo, más que administrador de un club de cierto prestigio, lucía cual la madama que regenta un prostíbulo o el más vulgar de los proxenetas. Y Florentino Pérez metió mano a la chequera. Que ese mérito, el de gastar a manos llenas, nadie se lo niega.

Además de la reacción iracunda y dolida de los tifosi (con una sola ‘f”, por favor) empiezan a sentirse otros efectos de la cesión de Kaká. Cabe entonces preguntarse si la dirigencia del club y Fininvest sopesaron a conciencia las consecuencias de la operación o, por el contrario, se encontrarán de aquí en breve totalmente desbordados por ellas. ¡No hay vuelta atrás, señoras y señores!

Empecemos por la imagen del club. No me queda claro si lo que se ahorra Berlusca con la venta de Kaká no sea, en términos globales, inferior a lo que pierde el club en popularidad. Los aficionados amenzan con alejarse del equipo y de su entorno (incluyendo las suscripciones a los canales de tv de los Berlusconi). En la recién finalizada temporada, a pesar de que el Milan no tuvo un desempeño como para gritar Carnaval y lanzar papelillos, los aficionados acudieron a San Siro a ver al equipo rossonero y las estadísticas dan cuenta de un promedio de cerca de 60 mil personas por partido, lo que coloca al club como el primero de la Serie A por número de espectadores. Para la próxima temporada yo no contaría con lo mismo, de hecho, no me sorprendería un Meazza desolado. Como los aficionados a Berlusconi le importamos muy poquito, vamos a dejarnos al margen y concentrémosnos en los patrocinadores. ¿Tiene para ellos un Milan sin Kaká el mismo encanto? No creo que un Milan sin quien fue en los últimos años su campeón sea tan atractivo en términos de mercadeo, por mucho que en enero próximo Galliani se traiga de vuelta al Spice Boy. En el ámbito familiar los Berlusconi, especialmente la hija Marina, no han terminado de valorar la importancia que puede tener el club en términos de imagen. Porque el Milan, hasta hoy, había sido un modelo de gestión deportiva exitosa y la mejor tarjeta de presentación del grupo. Han preferido sanar el balance del club pero quizás terminen por encontrar que ciertas medidas de ahorro van a resultar nocivas no sólo para el Milan sino para el holding todo.

La cesión de Kaká, para seguir, no sólo tiene consecuencias en el renglón imagen/mercadeo. La salida de Ancelotti en cierta medida y, ahora, la venta de Kaká pueden producir la salida voluntaria de varios jugadores de la plantilla. Jugar en un equipo que tiene el prestigio de contar con uno de los mejores futbolistas del mundo no es lo mismo que jugar en uno medianito y sin aspiraciones. Algunos jugadores, Pato, por ejemplo, llegaron al Milan en gran medida por el atractivo de jugar con Kaká. Nuevos jugadores llegarán al Madrid por la misma razón. Es así que Pato ya ha manifestado que antes de decidir sobre su futuro quiere conversar con Carletto. Y Pirlo no ha negado que la posibilidad de hacerse blue no le disgusta. Y Gattuso ha declarado que en el vestuario la venta de Kaká fue muy mal recibida y que si el Chelsea llama a la puerta él se lo va a pensar. Y Maldini, que colgó los botines pero sigue siendo, con su experiencia de 25 años en el Milan, el vocero más calificado del vestuario, ha dicho claro y raspa’o que sus compañeros recibieron la venta de Kaká como un golpe bajo y que, sin Kaká, es utópico pensar en ganar una Champions (yo diría que cualquier trofeo de cierta relevancia). Si sale uno, sigue otro, y otro, y otro. La estampida que podría producirse no la van a conseguir parar ni Leo ni Berlusca ni el calvito. Y, aún si consiguieran contener la fuga, la fractura que se ha creado entre dirigencia y plantilla va a resultar dificil de enmendar.

Como ya apunté en mi anterior post, la cesión de Kaká sella el fin de una epoca. El Milan de la era berlusconiana, al menos el que conocimos hasta el 8 de junio de 2009, ha dejado de existir. El que vendrá es una incógnita. Los presagios, sin embargo, no son nada alentadores.

P.S.: disculpas pido porque el post sale sin fotos. Descarnado es porque descarnado es el momento.

Explore posts in the same categories: AC Milan

8 comentarios en “Efecto dominó”

  1. Eduardo Says:

    Tocará el mismo análisis con la gente del ManU… tomando en cuenta que Florentino ha logrado el acuerdo por Cristiano Ronaldo y ahora sólo queda que el club merengue y el jugador discutan las letras grandes, medianas y pequeñas del contrato

  2. Stef Says:

    Eduardo,

    Los 93 millones que se dijo hace unas horas ofrecía el Madrid de F.P. a pocas vueltas del minutero han subido ya a 96. Al paso que vamos, si el acuerdo no se sella pronto, la cifra ascenderá a los miles de millones. Bien bueno para el Berlusca y el calvito que se autocomplacieron con 65. Deben estar que se muerden el “tú sabes qué” respectivo.

    En cuanto a los paralelos entre Milan y Man U, los hay, claro que sí. Pero encuentro que hay una diferencia notable: el Cristiano de un Ronaldo llevaba tiempo empujando su salida y la dirigencia del Man U no estaba dispuesta a cederlo. Ante una oferta mareante como la de F.P. ha tenido que recular. Kaká siempre dijo (hasta el cansacio) que en la medida que sus objetivos y los del Milan concidieran, él no dejaría Milanello. Como el objetivo de Berlusconi era venderlo para llevar unos realitos a las arcas del club y lo sacrificó, está clarísimo que los objetivos se dispararon en direcciones opuestas. El resto de la historia ya la conocemos. Tristemente. Si el Barça responde con el fichaje de Ibra, en La Liga se concentrarán los 5 o 6 mejores jugadores del mundo. Los dos partidos que enfrentarán a Madrid y Barcelona van a ser un escenario futblístico extraordinario: los Messi, Ibra, Kaká, Ronaldo, acompañados por los Xavi, Iniesta, Henry. Todo un espectáculo.

  3. Debbie Says:

    Si algún día quisiera plasmar todo lo que siento respecto a la venta de Kaká y el Milan actual, me ahorraria el esfuerzo y les daría el link a esto.

    Es una verguenza que el gran Milan hace lo que hacen equipitos y venda a su estrella por numeros rojos.

  4. Le0x_! Says:

    bueno amiga … solo pienso que algun dia les llegara el arrepentimiento…

  5. Eduardo Says:

    Si de verdad que nos conformamos con poco… las diferencias entre ambos jugadores no pueden crear una brecha de 30 millones de euros… El ManU, que dinero no necesita, igualmente ha hecho el negocio del año… El Milan, que dicen tiene deudas (donde habrá ido el dinero recaudado por ser el equipo que más espectadores lleva a los estadios… por ejemplo…), pues casi pareciera que regaló a Kaka
    ManU ya tenía el dinero, pero ahora puede malgastar… puede ir por Ribery e Ibra… por quien quiera… nosotros tenemos que ir a pagar deudas… segun dice la dirigencia claro

  6. Rowena Says:

    Se nota que Berlusconi no tiene nociones de Marketing, ni de Sentido Común(TM).

    Por cierto, me encantó tu frase de: “lucía cual la madama que regenta un prostíbulo o el más vulgar de los proxenetas.” JAJAJAJAJA.

  7. Jesus F Says:

    Bueno, no es que sea muy importante o significativo lo que un individio pueda hacer en un país tan poco relevante futbolísticamente hablando. Sin embargo, si me tomo como conducta de masa, puedo imaginar que es lo que viene de parte de la tifoseria. Y lo digo porque, hasta hace poco estaba buscando una franela del que fue el Mílan para mi hijo de casi un año. Evidentemente no le voy a comprar eso ahora y hasta nuevo aviso. Tampoco voy a ponerme más mis viejas y gastadas franelas como señal de protesta. Si, como protesta, pero en el fondo, me da vergüenza porque, no quiero estar como hasta ahora, defendiendo al Mílan, comportándome como su escudo. Y es que, no se fue, ¡Lo fueron! Es como haber vendido a Baresi en pleno momento de condiciones. Botarlo así a él, es botarnos a nosotros, a todos y a todo, incluyendo estos 20 años con los que se llena la boca el mister.

    Eduardo,

    Si existen diferencias entre Kaká y Cristiano, pero resulta que el problema es que los precios están invertidos. Cualquiera que sabe solo un poquito de “furbo” prefiere al Brasileño sin pensarlo dos veces.

  8. Leonardo Says:

    El sentimiento es el mismo… pero mi dolor no proviene porque el Milan haya vendido a Kaka. El problema, desde mi punto de vista, no es vender al mejor jugador del equipo (del mundo) sino en las condiciones que se ha hecho. lo han vendido no por convicción de que era el momento de vender porque el año que viene no le sacabana ni la mitad, no porque no entraba en los planes del nuevo entrenador, no porque el jugador ya no se sentia a gusto en el plantel, no porque la plantilla le hacia la pelea para que se fuera, no porque ya no era negocio a nivel de imagen y de venta de camisetas, ninguna de estas podia ser la escusa porque sabemos que la realidad era todo lo contrario. lo venden porque trsitemente no preveen armar ningun tipo de proyecto que lograra pagar las deudas que el club maneja… es decir que ni con el jugador estaban contando lograr armar un proyecto ganador y exitosos… imaginemonos entonces como sera si él…
    Repito para mi lo triste no es la partida de KAKA, sino lo que representa. Porque los equipos grandes son grandes siempre, incluso con la venta de su mejor jugador, el problema es que esta dirigencia no confia ni en su propio proyecto… como siempre que soy pesimista en cuestiones Milan: espero estar muy equivocado!!! saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: