Archive for the ‘Euro 2008’ category

España celebra

junio 30, 2008

Alemania llegó a la final de la Euro con un equipo más bien chato donde sólo Ballack por talento y Schweinsteiger por fuelle y garra destacaron por encima de sus compañeros. Un equipo de profesionales de calidad, dignos representantes del fútbol alemán, pero, en suma, un equipo sin el brillo de otras Alemanias de mayor lustre y mayores logros. Por encima de lo que cabía imaginar llegaron a la final. España, por el contrario, llegó a la Euro con un equipo fantástico en el que es harto difícil destacar a un jugador por arriba de los demás. La UEFA distinguió a Xavi. Si me apuran yo me hubiese decantado por Senna, pero todos, a nivel individual, se pusieron en vista en más de una oportunidad. España toda con un juego coral de alto valor técnico se distinguió como colectivo y así el triunfo de la Roja no puede sorprender a nadie, menos a aquellos que piensan que el fútbol no es sólo centimetros, kilos y fuerza. Los españoles mostraron seguridad, entrega y mucha clase. Esta Roja le dió a España la dignidad de una gran selección y ganó. España celebra. Justo que así sea.

Anuncios

España fabulosa

junio 26, 2008

Para los de Aragonés un segundo tiempo espectacular y un triunfo merecidísimo. Para los de Hiddink un partido decepcionante. Si tengo que elegir al hombre del partido me decanto por Fàbregas, así el “Man of the Match Award” haya coronado a Iniesta. El medio catalán es genio puro, pura calidad. Pero España toda estuvo genial. Atrás impecable y en el medio maravillosa. Queda relegada Rusia, ahora toca Alemania. En la que se perfila será una gran final.

Semi … apuestas

junio 24, 2008

Mi apuesta es que la final de la Euro verá enfrentadas a Alemania y España.

Lo más milagroso de los milagros es que ocurren, pero no creo que Turquía pueda conseguir que ocurra uno más. Más que nada porque los milagros son sucesos raros y extraordinarios y ya esta Turquía debería haber agotado en menos de dos semanas su cuota centenaria de milagros. Mi apuesta por Alemania, sin embargo, es una semi-apuesta, porque de esta Turquía, empieza a parecerme claro, sólo podemos esperarnos lo inexplicable y lo sobrenatural.

Rusia ha encantado con su fútbol pero si España juega mejor de lo que lo hizo frente a Italia tiene como frenar al genio ruso Arshavin y a Pavlyuchenko su compadre. De esta Rusia que enamora me ha gustado mucho el lateral izquierdo Zhirkov, quizás porque a ratos me ha recordado con nostalgia a mi gran Paolo Maldini y a ratos a ese otro grande que fue Antonio Cabrini. España tiene que mejorar. Mucho. Pero tiene con qué. Además de talento y calidad, tiene ahora ese algo más que da el haber roto un maleficio y sentir que ya nada ni nadie la podrá parar, en otras palabras, confianza en sus recursos y alto espiritu competitivo. Mi apuesta por España, como antes por Alemania, no es más que una semi-apuesta, porque, lo confieso, esta Rusia de Hiddink me deslumbra y su fútbol no tiene desperdicio.

Estoy decepcionada

junio 24, 2008

Estoy decepcionada de esta Azzurra. Muchos dirán que esta fue una versión entre tantas de lo que Italia ha sido siempre en términos futbolísticos. Para muchos entre muchos, eso que Italia ha sido siempre en términos futbolísticos es un no sé qué que es minus quam merdam, hace trampa, tiene mucho oficio y ostenta un inmenso jardín en esa parte del cuerpo donde la espalda pierde su casto nombre. Es una discusión en la que no quiero enfrascarme pero no puedo dejar de pensar que si Dino Zoff, Giacinto Facchetti y Roberto Baggio, para sólo mencionar tres exponentes del Calcio, fueron simple materia fecal y lo son quienes recogieron el testigo después de ellos, entonces España cuenta en su haber, por fin, después de 88 años, toda una victoria excrementicia. Pero dejemos a un lado la escatología y volvamos a lo decepcionada que estoy de esta Azzurra. En realidad no me esperaba mucho del grupo guíado por Donadoni. Ante España, sin embargo, me esperaba algo de coraje. Me esperaba que, en vez de tratar de limitar los daños con la única preocupación de no dejar jugar a su oponente, esta Italia, con sus limitaciones y sus ausencias, se comportara como la campeona del mundo y se arriesgara a hacer algo más. Las pocas veces que lo intentó puso en dificultades a España pero fueron tan pocas que ni vale la pena reseñarlas. Aun esta pobre versión de Italia, cuando lo intentó, le metió miedo a España.

Estoy decepcionada de España. Si en lugar de sentirme fuerte y emocionalmente involucrada con lo que ocurría en la cancha, hubiese estado mirando el encuentro desde la talanquera, digamos, por ejemplo, como un hincha inglés, hubiese cabeceado de aburrimiento en los largos intervalos del partido durante los cuales España se limitó a mantener la posesión del balón con ritmo y hacer cansinos. No termino de entender bien si el tiqui-taca es también ese pasarse el balón casi que en horizontal en el ancho de poco más de 20 metros alrededor del círculo central. Si eso también es tiqui-taca entonces me tiqui-toca los nervios y me sume en pura y simple desesperación. Estoy decepcionada de Villa Maravilla y Fernando The Kid Torres. Se enfrentaron, en duelo desigual, a un abuelete como Panucci y a un chico inexperto como Chiellini. Debieron salir triunfantes. En vez de eso, el abuelete y el chico consiguieron neutralizarlos. Y lo hicieron sin romper ni tobillos ni naricitas, para gran contrariedad de quienes esperaban las malas artes de los italianos.

Estoy decepcionada de que el encuentro terminara en penaltis. Y no precisamente porque la tanda de penaltis le haya sido adversa a Italia. La verdad es que me decepcionó que España no triunfara en la cancha, como sí lo hizo Holanda. Estoy decepcionada de que, en la euforia de exaltar a unos y la satisfacción malsana de denigrar de otros, pocos se hayan dado cuenta que ni España es el Brasil de Europa ni esta Italia es tan villana. Pero esta es otra discusión en la que ni por equivocación me voy a enredar. Es meterse en una espesura que ya otros y el tiempo se encargarán de aligerar.

Mi “domingo italiano” no terminó bien

junio 22, 2008

España se impuso a Italia en la tanda de penaltis. Felicitaciones a España. FORZA ITALIA! FORZA AZZURRI! FORZA ITALIA!

Apuestas

junio 20, 2008

En el Croacia-Turquía le apuesto a Croacia. Me gustó Turquía en el emocionante duelo con República Checa pero estimo que Croacia tiene más calidad.

En el Holanda-Rusia le apuesto a Rusia. Hiddink ha demostrado que sabe sacar petroleo de cualquier hoyo y en la Rusia que ha empezado a perforar parece que tiene, más que un hoyo, toda una reserva de crudo ligero. Con Arshavin en la cancha consiguió subir el baricentro del equipo, transformar en poesía las triangulaciones rusas y exaltar a Pavlychenko. De Holanda he dicho que su defensa luce débil y no me retracto. Hasta aquí con lo que tiene en los otros repartos ha tenido para ganarle a cualquiera. Arriba, en particular, Holanda suda calidad. Allí el valor de las individualidades marca una diferencia abismal. Pero Rusia se las trae y tiene en Hiddink a un entrenador que sabe elevar hasta lo impensable los méritos de un equipo. Más que por su selección le apuesto a Rusia por el entrenador.

En el España-Italia, quiero que gane Italia pero le apuesto a España. Si es por camiseta, he de decir que esta que exhibe Italia en la Eurocopa es muy linda, nada que ver con el horror presudado en las axilas que vistió en el Mundial. Pero si es por calidad, parece que España tiene más. El libreto pone a La Roja como favorita y puede pasar que el peso del favoritismo termine aplastándola como ya le ocurrió en el Mundial cuando iba a jubilar a Zidane. Sin embargo, creo que la ausencia de Pirlo en la Azzurra terminará por pesar mucho más. Es cierto que Italia es la campeona mundial y tiene que lucir la cuarta estrella que brilla en su camiseta pero no deja de ser cierto que, pase lo que pase ante España, seguirá siendo la campeona al menos dos años más. FORZA ITALIA!

Alemania y la camiseta

junio 20, 2008

Resulta que el único mérito de la apisonadora que fue la Alemania de hoy es vestir la camiseta que viste. Parece que las camisetas confeccionadas por Adidas para el equipo de Loew tienen poderes mágicos que convierten a los once alemanes que las visten en unos Harry Potter en versión futbolística, mucho más fornidos, altos y fuertes que el pequeño héroe de la saga de J.K Rowling. La acción de manual de fútbol que llevó al 1-0 marcado por los alemanes es puro hechizo textil. Que la defensa portuguesa se durmiera en ocasión del 2-0 se debe a un encantamiento producido por la trama ¿o fue la urdimbre? de la mágica zamarra. Los dos goles lusos se produjeron en momentos en que el tejido perdió embrujo. El tercer gol alemán lo marcó la mismísima camiseta de Ballack ayudada por un empujoncito a Paulo Ferreira de quien la camiseta la llevaba puesta, al parecer, el propio Ballack. Leo lo “del peso de la camiseta” o que “Alemania tiene menos fútbol que Portugal pero más oficio” (donde oficio está por camiseta) y me pregunto si es que estos alemanes tan bien vestidos tuvieron algún mérito propio la primera vez que ganaron algo o cuando se repitieron la segunda vez o la tercera o la cuarta o la quinta y en qué momento particular fue que dejaron de ganar porque juegan al fútbol con eficiencia, elegancia, arrogancia y poderío y entonces empezaron a ganar por el pedacito de tela que les cubre los hombros.

El retratado lleva puesta la camiseta de Ballack.